Bateadores, de Mitsuru Adachi

Publicada originalmente en 1981

Mitsuru Adachi es uno de los autores que cuenta con el cariño del público japonés, seguramente es debido a que los jóvenes se pueden sentir muy ligados a su obra, ya que su mayor producción ha sido en el terreno universitario. Como la que aquí nos ocupa, Bateadores (Touch en el original japonés), una preciosa y simple historia sobre el sueño de un club de béisbol de clasificarse para un torneo estudiantil.

La obra transcurre en once volúmenes, por lo que tiene una extensión de aproximadamente 4.750 páginas que no es moco de pavo, y está realizada en un lenguaje muy coloquial para dar una mayor credibilidad a sus personajes. La gran dificultad a la que se enfrentaron los traductores en la edición española fueron los tecnicismos sobre el béisbol, deporte prácticamente desconocido por estos lares.

Ése es el mismo inconveniente que me ha impedido disfrutar al 100% de ella, ya que carezco de los conocimientos para seguir muchas tramas de los partidos. Y aun así, sin poderla saborear plenamente, su sencillez ha calado en mí; es una historia cargada de optimismo, de hermosura, de sueños inacabados que han de cerrar un ciclo.

Los protagonistas son los gemelos Uesugi, el responsable y perfeccionista Kazuya, y el vago y bondadoso Tatsuya, y entre ellos su amiga de la infancia, y objeto de rivalidad amorosa, Minami Asakura.

Bateadores, de Mitsuru Adachi

Pese a un momento muy trágico que marcará a todos los personajes, rebosa optimismo desde su inicio con una preciosa página doble de viñetas repetidas de una casa común. Vemos a lo largo de sus páginas como pasan dos campeonatos, como todos los chicos crecen y maduran. Personajes que cambian, pero los valores del respeto y la amistad permanecen intactos o mejor dicho se forjan más fuertemente.

En el dibujo es donde aparecen más carencias, las caras son demasiado parecidas, algo que el autor reconoce y auto-parodia dibujándose en algunas escenas, mientras los protagonistas le ignoran. Lo que menos me ha gustado es la cantidad de viñetas de relleno que parece contener, planos continuos de los marcadores, de torres del estadio… algo que supongo sabrán apreciar mejor los amantes de este deporte.

Un manga muy recomendable sobre todo para un público juvenil-infantil ya que les intenta enseñar una lección de responsabilidad, sacrificio y sobre todo de muchísima amistad.

Escrito por Manuel Santamaría Barrios.